Morfopsicología

El vínculo entre rostro y personalidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Qué es la morfopsicología?

La morfopsicología o fisionomía, es la disciplina que vincula las formas del rostro con las características psíquicas y emocionales de una persona. El término morfopsicología es una traducción del francés «morphopsychologie», palabra acuñada por el psiquiatra Louis Corman, que en 1937 escribió Quinze leçons de morphopsychologie, primer libro conocido sobre el tema.  

Por su parte, el término fisionomía, con el que también se nombra esta disciplina, proviene de las raíces griegas:  Phisis (naturaleza) y Gnomen (signo indicador), por lo que se podría entender a los componentes faciales como los signos que revelan la naturaleza de un individuo.

Autores como Mauricio Xandró, aseguran que las formas externas del rostro son resultado de los hábitos emocionales y conductuales. Así como sucede con otros músculos en el cuerpo, las distintas áreas de la cara se van tonificando de acuerdo con la gestualidad constante que resulta de los patrones psicológicos de las personas. De esta manera, el intérprete facial utiliza el rostro como un mapa que le ayuda a descifrar la composición interna de la gente a su alrededor.

Como parte de los estudios morfopsicológicos, se ha obtenido un conocimiento minucioso de los músculos que integran el rostro humano, su interacción y su importancia en la expresión de emociones. También se ha logrado avanzar en espacios como la detección de mentiras y el reconocimiento de algunas enfermedades sistémicas que afectan zonas específicas de la faz.

Historia de la morfopsicología

Asociar el carácter con los atributos físicos ha sido una tendencia natural a lo largo de la historia humana. Ya en la biblia aparecen algunos pasajes donde se habla indirectamente del tema, como sucede en Eclesiástico (13:25-26), donde se lee:  «el corazón del hombre altera su semblante, sea para bien, sea para mal. La cara risueña es señal de un corazón alegre; la actitud retraída refleja pensamientos tristes».

Asimismo, en la Ilíada, Homero describe a los héroes como personajes forrados de galanura y fisicamente agraciados. Por su parte, las culturas ancestrales de oriente crearon un sistema de análisis facial con el fin de conocer el pasado, el presente y la fortuna de las personas. Este sistema, llamado Mian Xiang, fue aplicado a emperadores y gobernantes durante varios siglos.

Grandes pensadores como Sócrates, Platón, Hipócrates y Aristóteles juzgaban a sus discípulos a través de un estudio morfopsicológico para determinar si tenían los atributos necesarios para recibir el conocimiento. Y más adelante, artistas renacentistas como Leonardo Da Vinci profundizaron en el estudio de los rasgos faciales para concretar con maestría sus obras.

El estudio sistematizado de la fisonomía se establece gracias al poeta y sacerdote suizo Johann Kasspar Lavater, quien define la interpretación facial como «la ciencia que propone conocer los signos sensibles de nuestras fuerzas y de nuestras disposiciones naturales».

Para este autor, la ubicación y forma de los rasgos faciales tienen un vínculo innegable con las emociones y los atributos intelectuales, prueba de ello es su frase: «cuanto más cerca de los ojos están las cejas, más serio, profundo y firme es el carácter».

Por su parte, bajo el término morfopsicología el mencionado psiquiatra Louis Corman profundiza en el estudio del rostro humano y en 1980 funda la Sociedad Francesa de Morfopsicología. Entre sus aportaciones a esta materia se encuentra la ley de la dilatación-retracción la cual sostiene que «todo ser vivo está en interacción con su medio. Si las condiciones son favorables, las estructuras físicas y fisiológicas tienden a expandirse, en el caso contrario, ellas se reducen». 

Otra vertiente de la interpretación facial es la frenología, disciplina que se enfoca en los relieves y formas del cráneo como  expresión de las facultades psíquicas del individuo. Su mayor exponente, Franz Joseph Gall, aseguraba que los salientes externos del cráneo reflejan las áreas del cerebro que están más desarrolladas. 

Finalmente, en épocas más recientes, el psicólogo estadounidense Paul Ekman se ha consolidado como uno de los mayores expertos en micro-expresiones y análisis del rostro humano, utilizando este conocimiento en la detección de mentiras y el reconocimiento facial de las emociones. 

Usos y alcances de la morfopsicología

La aplicación de la interpretación facial en nuestros días es tan variada que podría beneficiar cualquier ámbito del desarrollo humano; sin embargo, las principales áreas donde la fisonomía se ha consolidado son:

  • Perfilación de la personalidad: a través de la observación detallada del rostro, es posible conocer características internas del ser humano asociadas a su carácter, temperamento y conducta; así, la morfopsicología es un gran auxiliar para la elaboración de perfiles de personalidad.
  • Orientación vocacional: los rasgos faciales pueden revelar las inclinaciones psicológicas del analizado y proyectar el desarrollo de sus diferentes tipos de inteligencia; con esta información, es posible apoyar a jóvenes y adultos para tomar mejores decisiones sobre el diseño de su proyecto de vida.
  • Selección de personal: sin duda una de las áreas más beneficiadas por la morfopsicología al tratarse de una práctica no invasiva que sólo requiere la observación del candidato ya sea en vivo o a través de una fotografía adecuada. En este espacio, la interpretación facial obtiene información que puede revelar aspectos como el liderazgo, la responsabilidad y la creatividad del analizado.
  • Evaluar el estado de salud general: por sus terminaciones nerviosas y su conexión con diferentes órganos vitales, las zonas del rostro reflejan claramente el estado de fisiológico de cada persona. Para los expertos en esta disciplina, la cara puede ser un mapa que ayuda a reconocer diversas enfermedades de manera temprana y oportuna.
  • Afinidad o compatibilidad entre personas: ya sea para las ventas, los negocios o la simple relación interpersonal, la interpretación facial es un gran auxiliar para prevenir posibles conflictos detonados por la incompatibilidad de carácter entre los involucrados; también puede ayudar a crear grupos de trabajo más eficientes y mejorar la interacción entre personas afines. 
  • Auto evaluación: el conocimiento de los demás siempre inicia con uno mismo, por tal motivo, la morfopsicología es constantemente una invitación a profundizar en nuestra propia naturaleza.

¿Por qué estudiar morfopsicología?

El rostro humano es una de las áreas más poderosas a nivel de comunicación, en él se muestran nuestras reacciones más honestas, nuestros pensamientos y gran parte de nuestra biografía emocional.

Es por esta razón que la fisonomía es una de las maneras más directas y «naturales» de entender a las personas a nuestro alrededor. Antes de ver su escritura o escucharlos hablar, tenemos a la vista su composición facial, y con ella, información valiosa sobre sus destrezas sociales, su temperamento y su desenvolvimiento laboral.

El estudio de la interpretación facial parte de una base científica y de metodologías bien establecidas; sin embargo, el proceso de aprendizaje en esta disciplina es siempre dinámico e intuitivo, pues gran parte de nuestro cerebro ha evolucionado para reconocer rápidamente los mensajes que emite el rostro de quienes nos circundan.

La mayor dificultad en esta materia es, quizá, aprender a observar con más detenimiento y atención a las sutilezas que componen la faz de la personas, desde sus líneas de expresión hasta la tonalidad de su piel.

Respecto al área de aplicación de la morfopsicología, ya se han mencionado los principales beneficios que reporta en lo laboral, social e individual; a esto se puede agregar que al promover con tanta fuerza la interacción humana y la comprensión de las emociones, esta disciplina suele tener un impacto profundo en las capacidades empáticas de quien la estudia.

Si quieres aprender más sobre esta materia y buscas desarrollar tus habilidades en el análisis de la conducta humana, te invitamos a conocer nuestros cursos, talleres y contenidos. Nos dará mucho gusto aportar a tu crecimiento personal y profesional.

16 de Mayo

WTC / CDMX
$2450
$ 1,715
00
mensuales
  • Diplomado presencial
  • 1 clase intensiva al mes
  • 7 meses de duración
  • Inscripción: $1,000.00
30% Desc.

Próximas actividades

Da clic en el botón para conocer fechas y promociones de nuestros próximos cursos
Descuentos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp