Colores en la vestimenta y su comunicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Vestimenta y comunicación no verbal

No se trata de moda, sino del mensaje que enviamos a través de nuestras prendas. Para muchas personas la vestimenta es más que un lujo o un signo de estatus y se ha convertido en una forma de reforzar sus palabras para dar la impresión correcta, en el lugar indicado, en una situación concreta.

En varias ocasiones alumnos de CEICM, familiares y amigos me han compartido sus dudas sobre la relación entre la psicología del color y la ropa que utilizamos. Muchos se cuestionan sobre ¿cuál es el mejor color para vestir?, ¿de qué color se debe asistir a una entrevista de trabajo? o ¿qué color se aconseja usar para proyectar liderazgo? La respuesta nunca es fácil y siempre depende de factores como el género, la audiencia, la personalidad, el contexto del encuentro y el mensaje que se quiere dejar en la otra persona.

Sin embargo, a manera de introducción práctica a la psicología del color, me gustaría compartir en este espacio cinco colores cuyos mensajes tienen gran resonancia en la percepción de los demás y que están ligados a ciertos atributos que suelen compartirse a nivel cultural. De esta manera, no deben tomarse las siguientes líneas como cánones del vestir, ni lineamientos de la moda, sino como datos que puedan aportar una guía para quienes buscan explorar las fronteras de la comunicación no verbal.

Vestir de color negro

El más clásico de los clásicos. Conocido principalmente por su elegancia y sobriedad (para muchos es el color de la “etiqueta rigurosa”). Desde el punto de vista comunicativo, el negro proyecta solidez de carácter y determinación.

Es un color “seguro” en hombres y mujeres cuando tratan de demostrar formalidad. No está mal para una entrevista de trabajo, aunque puede correrse el riesgo de parecer convencional, frío y poco atrevido, por eso es aconsejable acompañarlo de algún accesorio de color contrastante para reforzar la propia personalidad o matizar el mensaje. Un claro ejemplo podría ser la corbata roja de los líderes políticos para reafirmar su jerarquía.

Vestir con color Azul marino

De acuerdo con una encuesta realizada por Eva Heller, el azul es el color más popular en el mundo y suele vincularse con atributos mayormente positivos como la serenidad, la responsabilidad, la seguridad y la cordialidad. Inconscientemente invita a la calma y al trato amable (no es casualidad que la mayoría de los hospitales y agencias de seguros tengan combinaciones de azul con blanco en sus logos e instalaciones).

La tonalidad oscura del azul marino le suma un aire de fortaleza y seriedad a este color, por lo que puede funcionar muy bien en los espacios laborales cuando la intención es ofrecer una imagen cordial, empática y adaptable. Su combinación más común es con colores naturalmente claros como el beige o el blanco para dar un aspecto de honestidad y transparencia.

Color y personalidad

Vestir de color rojo

Es llamado “el color de los colores” por la fuerza con la que atrapa la mirada. Como parte de nuestra herencia evolutiva, los seres humanos estamos programados para reconocer instintivamente el color rojo, pues ha estado presente por miles de años en nuestro entorno asociado con objetos potencialmente peligrosos como el fuego o con elementos placenteros como los alimentos y las flores (jitomate, manzana, rosas, cerezas).

En la vestimenta, siempre es un color que exige atención y despierta el interés del cerebro primitivo. Está inconscientemente asociado con la autoridad, la vitalidad, la agresividad y, claro, la sexualidad (la piel y las zonas erógenas enrojecen con la excitación). De esta manera, puede ser un color de mucho poder que incluso termina por rozar lo escandaloso si se abusa de él. En el ámbito laboral y empresarial se suele aconsejar en accesorios como la corbata, los aretes y las pulseras, quedando un tanto relegado en zapatos, pantalones, faldas y labiales por su connotación sexual.

Vestir con color blanco

Otro clásico del vestir ejecutivo, aunque se utiliza generalmente en la camisa o blusa. No será sorpresa saber que es un color asociado culturalmente con la honestidad, la apertura, la pulcritud y la tranquilidad. Es el acompañante perfecto para los colores que expresan fuerza y estabilidad como el negro y el azul marino.

Como norma no escrita es un color que se lleva en el pecho (por eso es tan popular en las camisas de caballero) pues da un aspecto de nobleza a la persona y matiza el significado de cualquier otro color que se esté utilizando. Desde la comunicación no verbal, el blanco en la ropa podría sustituirse por tonalidades claras del color beige y mantener sus connotaciones, procurando siempre portar un color más oscuro en la parte baja del cuerpo (para proyectar estabilidad y solidez).

El color violeta en la vestimenta

Un color muy interesante desde el punto de vista comunicativo, pues contiene la energía desbordada del rojo y la estabilidad del azul. Históricamente ha estado asociado con la jerarquía (sobre todo en el ámbito religioso) y el misticismo. Es un color que en el ámbito laboral puede proyectar elegancia y audacia a la vez. Por lo general suele lucir mejor en la figura femenina, pues no se desprende totalmente de su vínculo con el rosa y el morado. En el hombre, sin embargo, puede ser un buen complemento cuando quiere reafirmar su inteligencia y liderazgo (puede funcionar muy bien en la corbata sobre camisa blanca y traje negro o gris oscuro).

Combinar estos colores al vestir tendrá un gran efecto comunicativo

Como se mencionó al principio, estos cinco colores en la ropa y sus respectivos mensajes dependerán en gran medida del resto de las estrategias comunicativas que se lleven a cabo. No sólo se trata de usar los colores a modo de receta, sino de usarlos como complemento de nuestras habilidades sociales, en compañía de un correcto uso del lenguaje corporal, de la dinámica vocal y demás áreas de la comunicación no verbal.

Si tienes interés en conocer más a fondo estos temas, te invitamos a seguir pendiente de nuestras publicaciones en este blog y a formar parte de los próximos grupos de comunicación no verbal que abrirán en CEICM.

Sergio Aquino

Sergio Aquino

Director general de CEICM. Licenciado en Ciencias de la Comunicación y apasionado por la conducta humana. Puede que no sea el mejor ejemplo de la moda, pero disfruta experimentando con la forma en la que su atuendo impacta a quienes lo rodean. Es actualmente el profesor titular de nuestro diplomado de comunicación no verbal.

Artículos relacionados...

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Esta entrada tiene un comentario

  1. Leicy Guzmán

    Excelente el contenido del tema expuesto .

Deja una respuesta